Alex Saiffe, diseñador autónomo desde hace tres años.

8 consejos imprescindibles para empezar como diseñador freelance

De diseñador a diseñador La historia de Alex Saiffe.

Soy freelance desde hace aproximadamente 3 años. Ahora ya tengo clientes fijos, pero los primeros años a veces no tenía ni para pipas. Poco a poco, con esfuerzo y haciendo cualquier tipo de trabajo fui remontando vuelo.

Ser diseñador freelance mola, aunque es una opción bastante kamikaze: has renunciado a cualquier tipo de seguridad, todos los días van a ser lunes para ti, no sabes cuánto vas a ganar cada mes, ni siquiera si vas a poder cubrir gastos. Los clientes nacen aleatoriamente, buscando por todas partes, a veces un poco a la desesperada: buscas ‘curreles’ por internet, logos, menús del día, lo que sea necesario…

Soy libre, sí, pero para llegar a ello he tenido que aprender a organizarme, administrarme, racionalizarme y a perder algunos de mis escrúpulos ¿Consejos que podría darte si piensas en ser diseñador freelance? Atiende porque esto no está pagado.

1 :: No idealices el estatus de diseñador freelance

Vas a venir huyendo de empresas que banalizan y temporalizan tu trabajo como si fuera una fábrica en cadena. Y vas a tener el concepto de diseñador freelance idealizado, como una liberación de todo lo que hasta ahora has odiado. Vas a intentar ser como querías ser cuando terminaste la carrera y los másteres de tal y cual.

Diseñador freelance, un perfil profesional al alza

Primer consejo: NO idealices la profesión de diseñador freelance | Raw Pixel (Creative Commons)

No quiero tirar todo por tierra, porque trabajar como autónomo tiene muchas ventajas, pero sé realista: no tienes una empresa que te imponga qué trabajos tienes que hacer, pero sigues trabajando para alguien (tus clientes) y te aseguro que, en según que situación económica estés, no dirás que no a prácticamente nada, aunque realmente como freelance no estés obligado a hacer nada.

Ahora que te he puesto todo de color gris, espero que sigas queriendo hacer lo que querías hacer.

2 :: Mima a tus clientes sobre todas las cosas (y eso significa a veces tragar saliva)

Si te lo montas bien pronto tendrás una cartera maja de clientes, que además te generarán ‘marketing’ gratuito.

Tus clientes viven de la imagen de marca, y eso les lleva a estar en contacto con entornos que viven de lo mismo: ‘culo veo culo quiero’

Esta es la mejor publicidad que puedes tener, generar un efecto altavoz dentro del entorno de sus clientes y que puedas ser recomendado. La competencia en internet es altísima, por eso la recomendación de tú a tú es lo mejor que puede pasarte. Tus clientes viven de la imagen de marca, y eso les lleva a estar en contacto con entornos que viven de lo mismo: ‘culo veo culo quiero’.

3 :: Escucha activamente y con todos-los-sentidos a tu cliente

Es vital en el primer contacto definir qué necesitan y cómo lo quieren, emplea todo el tiempo que sea necesario. Pregunta, pregunta y pregunta hasta que captes lo que necesitan: esto te va a ahorrar mucho tiempo y muchas llamadas desesperadas, correcciones absurdas o, dramáticamente, que tengas que tirar un trabajo a la basura y volver a empezar.

Pregunta todos los detalles y dudas sobre el trabajo si eres diseñador freelance | Štefan Štefančík (Creative Commons)

4 :: Cobra siempre por anticipado

Te diría que mínimo un 50%. Evita los clientes morosos. He de decirte que al principio me costaba mogollón hablar de dinero con la gente, era como tabú aunque fuese un diseñador freelance. Pero te digo una cosa: si dejas las cosas claras desde el principio, te aseguras que no pierdes el tiempo.

5 :: Valórate como profesional: hay que saber decir sí y saber decir no

Son nuestros clientes pero los autónomos no somos esclavos. La actitud asertiva es la mejor opción en algunos casos, y con esto me refiero a las llamadas a las 11 de la noche para cambiar tal, o cuando te reclaman para que vayas a verlos para solucionar una gilipollez, o los “¡lo necesitaba para ayer!”. Jugarán con tu tiempo una y otra vez, y esta y unas cuantas situaciones más, créeme, te van a pasar. Tienes que ser asertivo y firme en algunas condiciones o traspasarás la delgada línea de la esclavitud.

Son nuestros clientes pero no somos esclavos. La actitud asertiva es la mejor opción en algunos casos

Aunque seas diseñador freelance, no te conviertas en un esclavo de ti mismo. Crew (Unsplash | Creative Commons).

6 :: Analiza temporalmente qué meses son más productivos que otros y aprende a ahorrar

Los primeros meses como autónomo fundirás tus ahorros porque es difícil empezar a rodar. Pronto verás qué tipo de clientes tienes y cuándo suelen pedirte más trabajo. Tendrás temporadas de estar a full y otras de nada. Ahorra todo lo que puedas ahorrar en las épocas de bonanza, y, si te administras bien, podrás sobrevivir los dos primeros años.

7 :: Aprende a organizarte

Ahora que eres diseñador freelance y ya no tienes horarios, esto realmente puede ser muy peligroso. Los primeros meses, joven e inconsciente, te distraerás bastante; esto te llevará a pegarte la ya típica panzada del último día. Empieza a ponerte una rutina y auto organízate.

Si eres diseñador freelance tendrás que segmentar muy bien los trabajos en tareas. B.L (Unsplash | Creative Commons)

Segmenta los trabajos en tareas y establece un ‘timing’ de consecución. Pasito a pasito se hace el caminito; esta tontería que te acabo de soltar te ayudará a organizar la rutina que te he dicho antes, a cumplir con las fechas que fijes a tus clientes, compatibilizar con otros trabajos y que te sobre tiempo para irte de cañas.

Eres autónomo. No tienes horarios. Y eso puede ser peligroso. Mi consejo: ponte una rutina y auto organízate

8 :: No te conviertas en esclavo de ti mismo

Organízate para tener tiempo libre también y disfrutar de la vida. Aparca los problemas temporalmente a un lado y date un poco de amor. Pégate algún homenaje, congratúlate como tu propio trabajador.

Resumiendo toda la vaina: sé realista, paciente, mima a los clientes que tienes que mimar sin dejarte pisar; aprende a decir sí y a decir no; ahorra y organízate, serás más productivo y podrás tener más tiempo para darte amorcito a ti mismo, y así serás un freelance feliz.

¿Tienes algún consejo más? ¿A qué esperas? En Muno, como expertos en trabajadores por cuenta propio y seguros para autónomos, nos encanta ayudar a nuestra comunidad.

Artículos relacionados