Melina y David: “Te hace sentir muy bien que lo que hagas guste”

Reciben a Muno en su piso-taller del Barrio de Las letras de Madrid. Se respira tranquilidad y el tiempo parece detenerse, salvo para David que no deja de trabajar la piel. A su lado Melina comienza a contar la historia de Oficio Studio, el taller y tienda de bolsos artesanos que lanzaron en 2012.

Todo comenzó hace cuatro años cuando Melina, mexicana de 35 años, entró en el negocio de restauración de bicicletas antiguas de David, madrileño de 45. A ella le atrajo la parte artesanal de la tienda “Dale Pedales”. A él le sorprendió el entusiasmo de Melina por los bolsos y la piel. “La piel de España es fantástica, ya lo dice Bob Dylan en sus canciones”, comenta divertida.

Curiosamente David estuvo al frente —junto a su padre, experto en piel— de una fábrica que vendía bolsos a grandes almacenes. Una aventura que terminó a finales de los 90, cuando la empresa familiar quebró. “Después no quise saber nada de pieles. Estuve un tiempo en la construcción y luego monté junto a un socio la tienda de bicicletas”.

 Melina, la más creativa de esta pareja de artesanos, nos enseña sus bolsos de estilo clásico.

Melina, la más creativa de esta pareja de artesanos, nos enseña sus bolsos de estilo clásico.

Artesanos del cuero y creadores de bolsos eternos

Se olvidó de ese mundo hasta que conoció a Melina. Comenzaron a hablar. La mexicana había estudiado arquitectura, pero su pasión eran los bolsos “idílicos de cuero que todo el mundo quiere tener pero que no existen” y la piel española. Le comentó a David que quería montar su propio taller. Éste, a pesar de tener en la cabeza que “estar arruinado es la tónica mi familia”, se lanzó al ver que la tienda de bicicletas no iba bien y que el proyecto de Melina parecía atractivo. Además, le permitía seguir trabajando de forma artesanal.

La pasión de Melina por los bolsos y la piel española, y los conocimientos de artesanía de David fueron lo que necesitaron para montar su propio taller.

“Aquí hacemos unos 30 bolsos al mes. El mercado no nos marca los tiempos. Cuando tenía la fábrica, en la rueda de la moda, cada seis meses había que cambiarlo todo. Aquí no”, comenta David.

Prueba de ello es que en cuatro años estos artesanos han ido perfeccionando el bolso que más venden, el de médico. También siguen trabajando los dos solos y aprenden de forma autodidacta. “La figura del aprendiz ya desapareció”, cuenta Melina. Y añade: “a la gente no le interesa formarte. Demanda tiempo, tiras material y saben que te vas a ir y te vas a poner a hacer lo mismo que te hayan enseñado en otro lado”.

Humildes, comentan que van poco a poco. “Si te comparas con alguien que lleva toda la vida, no tenemos ni idea de nada”, argumentan. Y su filosofía es clara: “La del trabajo, sin importar el tiempo. Aunque para perfeccionar un bolso haya que estar cuatro años. Los que hacemos están inspirados en los oficios y en lo clásico. Cosas que la moda ha eliminado. Queremos que los bolsos los hereden los hijos, que sean eternos. Lo que está bien hecho dura muchísimos años. También te hace sentir muy bien que lo que hagas guste”.

David pasó de tener un taller de restauración de bicicletas antiguas a montar un taller de artesanía junto a Melina.

David pasó de tener un taller de restauración de bicicletas antiguas a montar uno de bolsos artesanos junto a Melina.

Su filosofía es la de trabajar día a día y avanzar sin importar el tiempo que les lleve perfeccionar sus técnicas.

En su taller artesanal también consiguen que los bolsos se humanicen. Algo que ocurre cuando se pone cara y se escucha la historia de la pareja de artesanos. David es el más productivo de los dos, Melina es la más creativa. Por eso, ella se preocupa menos cuando cae enferma. “David es el que produce” y, añade con ironía, “ya sabemos que el autónomo tiene una salud de hierro”.

Ser autónomos les provoca un poco de desasosiego: “Me da igual pagar si gano dinero, pero hay meses como agosto que no entra mucho. Ves que estás trabajando mucho y que nunca avanzas”, comenta David. Para estos dos expertos de la curtiduría “el problema no es pagar, sino lo que dejas de producir y de ganar. Es demencial el sistema, pero bueno…” dice Javier.

En Muno, creemos que la inseguridad no debería formar parte del ADN de los que trabajáis por cuenta propia. Por eso el seguro de baja temporal para autónomos te cubre en caso de accidente o enfermedad dándote tranquilidad en estos casosYa se sabe que, en el aspecto económico, los autónomos lo tenéis bastante complicado al tener que pagar una cuota mensual, con independencia de lo que hayáis facturado, por eso te ofrecemos varios precios entre los que elegir, puedes darte de baja cuando quieras, y a final de año si hay beneficios, los repartimos contigo y el resto de asegurados.

Esta es la historia de Melina y David, ¿y tú, tienes una? Si es así, ¡cuéntanosla! En Muno somos todo oídos.

No te pierdas nada
Categorías
Mira, mamá, salgo en Muno
Estamos seguros de que tienes algo interesante que contarnos sobre ti o tu negocio y que puede ser de mucha ayuda para otros. Anímate, rellena tus datos y nos pondremos en contacto contigo para hacer un artículo.
¡Apuntado!
Nos pondremos en contacto contigo en breve para saber más de ti.
¡Apuntado!
Te mantendremos informado cuando publiquemos nuevos artículos.