¿Pueden los autónomos evitar estar desprotegidos?

Que los autónomos están desprotegidos es una realidad, que el nivel de burocracia al que se enfrentan muchas veces los supera, también. Por eso en Muno vamos a hablar de por qué al darse alta como autónomos se toman decisiones que acaban en una situación de desprotección preocupante.
Y es que, mientras tratamos de entender los documentos y trámites que tenemos que realizar, sin darnos cuenta escogemos opciones que afectarán a nuestra baja por enfermedad o nuestra jubilación.

De repente, llega el día. Te levantas sabiendo que hoy será una jornada de papeleo intensa porque te vas a dar de alta como autónomo.
Puede que todavía no seas consciente, pero habrá dos momentos cruciales que repercutirán en tu desprotección.

Paso 1: Ir a la oficina de la Agencia Tributaria 

Todos hemos pasado por ese momento en el que al registrarte en hacienda te preguntan, ¿sobre qué base quieres cotizar? 

Y tú, en ese instante en el que todavía estás procesando esta decisión vital, decides tirar de refranero: “no es más rico quien más tiene sino quien menos necesita”, así que optas por la base mínima. 

Es comprensible que, sin tener muy claros cuáles van a ser los ingresos, optemos por la alternativa más económica, pero ¿qué consecuencias tiene decantarnos por esta opción? Pues que repercutirá directamente en la cantidad económica que recibiremos en caso de una incapacidad temporal. Vamos, que, en caso de obtener una baja laboral, llegado el cuarto día (ojo, el cuarto), recibirás el 60% de lo que cotizas, unos 18 euros. Si es algo más grave que te obligue a reposar más de tres semanas, cobrarás el 75% de lo cotizado, aproximadamente 22 euros por día. 

 

Paso 2: Ir a la oficina de la Seguridad Social 

Supongamos que ya has salido de la oficina de hacienda y te diriges a la Seguridad Social para acabar tus trámites como nuevo autónomo. De nuevo te vas a encontrar en una encrucijada, ¿vas a  cotizar por contingencias comunes o profesionales? 

Como autónomo, ya está en tu ADN mirar cada euro, así que en tu mente aparecerá la pregunta: “¿Cuál es la más barata?”.

Total, que a no ser que te indiquen que por tu profesión estás obligado a escoger la opción de contingencias profesionales, te vas de allí con tus contingencias comunes tan a gusto.  

¿Cuál es la gran diferencia entre contingencias comunes ? 

La diferencia fundamental es que al cotizar por contingencias comunes no estarás cubierto en caso de que la baja se produzca por un accidente laboral.
Es decir, si al llegar al trabajo tienes la mala suerte de caerte, de tener una lesión, de romperte algo… Solo te queda desear que se te pase rápido, porque lo que viene siendo acceso a prestaciones sociales, no tienes. 

Solo el 19,1% de los autónomos deciden optar por las  contingencias profesionales, y muchos de ellos lo hacen,  porque por ley no les queda otra (aquellos que se dedican a la venta ambulante, los que trabajan para un único cliente…). Estos autónomos sí disfrutan de cobertura y prestación en caso de que la baja se produzca por un accidente laboral. Pero ¿resuelve esto el problema de la desprotección? Pues no, porque incluso eligiendo las contingencias profesionales, si antes hemos escogido la base de cotización mínima, seguiremos recibiendo una compensación económica muy pobre. 

 

Paso 3: Respirar hondo y valorar otras opciones 

 En Muno sabemos lo que es estar en cada uno de los mostradores rellenando papeles y cruzando los dedos para que todo salga bien. Por eso, cuando escoges cotizar la base mínima y optas por las contingencias comunes somos conscientes de que lo haces porque no hay alternativa. ¿Qué tipo de autónomos eres? Uno que va muy justo, como el 80%, ¡y esto no puede ser así! 

¿Otra opción? Contratar un seguro de baja  temporal para autónomos.

Antes de que entres en pánico diciendo un, “¿pero si no nos dan ni para pipas cómo vamos a tener un seguro privado?”, el seguro de baja temporal tiene una tarifa desde 19 euros al mes y te permite darte de baja cuando quieras.

Además es totalmente compatible con tu baja laboral por la Seguridad Social.
Así, aunque cotices por la mínima y solo por contingencias comunes como la mayoría de los autónomos, si te ocurre algo en el trabajo o en casa, podrás percibir una  prestación con 30, 60 ó 90 euros extras por día conforme a las condiciones de tu póliza. 

¿Lo hablamos y dejamos de ser autónomos desprotegidos? 

No te pierdas nada
Categorías
Mira, mamá, salgo en Muno
Estamos seguros de que tienes algo interesante que contarnos sobre ti o tu negocio y que puede ser de mucha ayuda para otros. Anímate, rellena tus datos y nos pondremos en contacto contigo para hacer un artículo.
¡Apuntado!
Nos pondremos en contacto contigo en breve para saber más de ti.
¡Apuntado!
Te mantendremos informado cuando publiquemos nuevos artículos.