¿Ser autónomo es un factor de riesgo para la salud?

Dentro del mundo laboral los autónomos son los trabajadores que sufren un mayor nivel de estrés. Destacan especialmente las mujeres autónomas, que suman la conciliación familiar con mayores responsabilidades a su particular cóctel de “quién me mandaría a mí meterme en ésto”.

Es lógico, por lo tanto, que los trabajadores autónomos tengan más riesgo de necesitar bajas por trastornos mentales. Y sin embargo, la desprotección de este colectivo sigue manteniendo cifras alarmantes, como que 8 de cada 10 autónomos trabajan enfermos.

Ah, y por si fuera poco, los autónomos son los que más tardan en reconocer su necesidad de descanso y los que más tiempo esperan para coger una baja temporal. Suelen dejar que la cosa empeore hasta que no puedan más.
¿Por qué? ¿Porque son de hierro y nunca se ponen enfermos? ¡Ojalá fuera eso! Pero la realidad es que como autónomo si no trabajas, no cobras, y el estrés financiero es su principal preocupación.
¡Que hay muchas facturas que pagar y poco tiempo para ir al médico!

Los trabajadores autónomos son los que más tiempo esperan para coger una baja temporal.
Suelen dejar que la cosa empeore hasta que no puedan más.

El estrés financiero es la principal preocupación de los autónomos

Vale, vamos a coger aire, porque si seguimos con estos datos solo vamos a aumentar el estrés ya existente, ¡y no se trata de eso!
Empecemos por entender algunos de los factores que llevan a un autónomo a dejar su salud en segundo plano:

1. La pérdida de clientes es la primera preocupación en la lista de situaciones de mayor estrés financiero

Una de las grandes preocupaciones de los autónomos es perder clientes. Si durante ese periodo de enfermedad se arriesgan a perder un encargo o cliente que podría solucionarles el mes y formar parte de sus clientes habituales, es difícil no hacer lo que sea por conseguir mantenerlo. ¿Incluso trabajar enfermo? Sí, incluso trabajar enfermo.

Dentro de las situaciones que producen mayor estrés financiero a los autónomos, gana la pérdida de clientes.

2. Continúan pagando la cuota de autónomos aunque por enfermedad o accidente no puedan trabajar

Es fácil decir que la salud es lo más importante cuando no te van a cargar 275 euros a final de mes en la cuenta, tengas más o menos ingresos ese mes. Nada cambia aunque un autónomo esté enfermo y no se encuentre en disposición de trabajar. Entonces, si no trabajan no cobran, y si no cobran no pueden pagar la cuota. ¡Vuelta al gran dilema! ¿Pueden los autónomos permitirse estar enfermos?

3. El subsidio que reciben la mayoría de los autónomos por una baja laboral no cubre sus gastos

Es una realidad, casi el 90% de los autónomos deciden cotizar por la base mínima, lo que supone que la cantidad de dinero que reciben durante su baja sea de aproximadamente 18 euros al día. Una cantidad muy pequeña como para poder plantearse contratar a una persona que los sustituya.
Incluso para aquellos que trabajan desde casa no pueden plantearse llegar a fin de mes con esa cantidad.

Resumiendo: es evidente que ser autónomo no es fácil y que se trata de un colectivo que vive con una desprotección alarmante.
¿Qué se puede hacer para solucionarlo?

  1. Aumentar la base de cotización a la Seguridad Social, de esta manera aumentaría también la prestación por baja laboral. Pero ojo, aumentar la base de cotización significa pagar más. Así que es importante echar bien las cuentas y echar la vista atrás para comprobar que existe una estabilidad de ingresos que permite ese aumento.
  2. Protegerse con un seguro participativo que sea exclusivo para autónomos y te cubra las espaldas cuando más lo necesitas.

¡Encuentra alternativas!

En Muno comercializamos un seguro de baja temporal exclusivamente para autónomos. Pensado para que los autónomos no se vean obligados a trabajar estando enfermos, y totalmente compatible con la prestación de la Seguridad Social.
El seguro es flexible y sin papeleos, que ya bastantes hay, y poder ahorrar así en suspiros. Por eso, el seguro de baja temporal comercializado por Muno puede contratarse desde 19 euros al mes, para invertir en salud y ahorrar en disgustos.
Desafortunadamente, no podemos protegerte de todos los obstáculos que van apareciendo cuando eres autónomo, pero sí trabajar para que sean lo más llevaderos posible.

No te pierdas nada
Categorías
Mira, mamá, salgo en Muno
Estamos seguros de que tienes algo interesante que contarnos sobre ti o tu negocio y que puede ser de mucha ayuda para otros. Anímate, rellena tus datos y nos pondremos en contacto contigo para hacer un artículo.
¡Apuntado!
Nos pondremos en contacto contigo en breve para saber más de ti.
¡Apuntado!
Te mantendremos informado cuando publiquemos nuevos artículos.