Trabajar desde casa, nunca lo hagas en pijama.

Leyes para trabajar desde casa, ser productivo y no morir en el intento

Trabajar desde casa siendo autónomo es una realidad bastante común entre los trabajadores por cuenta propia. En algunos casos puede convertirse en un paraíso, pero en otros, las distracciones pueden hacer que organizarse acabe siendo un infierno. En Muno hemos querido averiguar cómo evitar que esto ocurra y para ello hemos consultado a Drita, una joven periodista gaditana que lleva años haciéndolo. ¡Con ella os dejamos!

Alexandra Guerrero ‘Drita’, Periodista

Drita, editora jefa de Engadget en español, es una de las referencias del periodismo ‘techie’ en España.

He tenido que hacer cuentas para recordar desde cuándo soy autónoma. ¡Y casi me siento ya un perro viejo! Llevo en el vertiginoso y asfixiante mundillo del autónomo desde hace 10 años.

Aunque por suerte y de manera atípica, durante todo este tiempo siempre he trabajado para la misma empresa —sumando de forma paralela otras colaboraciones externas—.

“Jamás he ido a una oficina. Puede sonar muy idílico, pero también tiene su peligro. Organizarse es clave”

Estos son algunos consejos para trabajar desde casa siendo autónomo que he aprendido durante todo este tiempo:

1. ¿Trabajar desde casa en pijama? No, no es buena idea

Es la regla número uno de los autónomos que trabajamos en casa: no hacerlo en pijama. La tentación es grande, ojo. No tienes que levantarte y arreglarte para ir a ningún sitio, sabes que las próximas 9 horas de curro las vas a pasar dentro de las cuatro paredes de tu casa, ¿por qué no quedarte en pijama? Pues porque hacerlo te condicionará durante todo el día.

No terminas de “conectar” del todo con el trabajo cuando aún llevas puesta la ropa con la que dormiste, ni tan siquiera te espabilas del todo, por mucho café que te sirvas. Estar en pijama lleva implícito el concepto de relax porque es así como nuestra mente asocia los elementos que nos rodean.

Te condiciona. Y lo último que necesitas para concentrarte y estar al 100% es ese halo de “adormilado” sobre la cabeza.

No te quedes tirado en el sofá nada más levantarte, establece un horario si vas a trabajar desde casa.

No te quedes tirado en el sofá nada más levantarte, establece un horario si vas a trabajar desde casa.

2. Establécete un horario

“Pero si trabajas desde casa te podrás levantar a la hora que quieras, ¿no?” Si cada vez que me dicen eso, me pagaran un euro, posiblemente podría pagar con mayor soltura mis tasas de autónoma.

Sí, es cierto que soy yo la que pone la alarma y la que decide cuándo me levanto, pero dentro de unos márgenes que siempre me permito modificar, intento levantarme siempre a la misma hora. Las personas somos animales de costumbres y acostumbrar al cuerpo (y a la mente) a levantarse siempre a una hora establecida ayuda a predisponerte al trabajo de ese día.

“Si en un trabajo normal acostarte tarde no implica llegar tarde a la oficina, ¿por qué debe serlo en el tuyo?”

Hay veces que uno puede tomarse pequeñas licencias —¡hey, que no todo va a ser tan aburrido al trabajar desde casa!— pero siempre justificadas. Si en un trabajo normal, acostarte más tarde no implica llegar tarde a la oficina, ¿por qué debe serlo en el tuyo?

Esto también implica desconectar a una hora determinada. Los que trabajamos en casa corremos el peligro de vivir jornadas interminables en las que mezclamos lo personal con lo profesional: comer delante del PC o dejar algo “para después” que hace que al final termines con el portátil en la cama, no son prácticas sanas.

Siempre puede haber excepciones, pero por normal general no dejes que la línea entre tu tiempo de descanso y de trabajo se fusionen o … ¡te volverás loco!

3. Intenta hacer algo de deporte

Si lo que vas a hacer es trabajar de casa, el deporte diario te ayudará con tu salud.

Si lo que vas a hacer es trabajar desde casa, el deporte diario te ayudará con tu salud.

Hay bastantes opciones de que si trabajas en casa, lo hagas sentado. Es más, es probable que derivado de tu status de ‘freenlacer’ ermitaño, salgas poco de tu hogar.

Cuando trabajas desde casa tiendes a moverte muy poco. Hacer una hora de deporte al día te ayudará con la salud y a despejarte

Es por ello que resulta bastante aconsejable que hagas la menos una hora de deporte diario, con lo que conseguirás dos cosas: contribuir a que tu salud no se deteriore tan rápido y despejarte de estar tanto tiempo encerrado en casa.

4. Pide a tu gente cercana que respete tus horarios de trabajo

¿Irías a ver a un amigo médico a su consulta a mitad de la mañana porque te apetece saludarlo? ¿Por qué entonces tus amigos o familiares vienen a la tuya en cualquier momento? Ah, ya, claro, “que como estás en casa”, seguro que te puedes tomar un descansito. NO. Es muy importante que tu entorno entienda que el hecho de trabajar en casa no significa que tu trabajo sea ‘menos serio’.

“Haz comprender a tu entorno cercano que el tiempo que te interrumpen es tiempo que tendrás que recuperar”

Sí, es posible que a veces puedas tomarte la licencia de hacer otras cosas a horas “atípicas”, pero será porque así lo has organizado tú.

Debes hacerles ver que el tiempo que te interrumpen es tiempo extra que tendrás que invertir después para acabar tus tareas. Ni qué decir tiene que esto también es aplicable a las llamadas de teléfono.

5. Cuida el espacio en el que trabajas

Si vas a trabajar desde casa, cuida el espacio en el que haces tu actividad.

Si vas a trabajar desde casa, cuida el espacio en el que realizas tu actividad.

Trabajar en un entorno bonito y ordenado es mucho más importante de lo que crees. No hace falta que tengas tu escritorio como candidato a foto postureo de Instagram; solo necesitas tenerlo limpio, medianamente ordenado y sin demasiados elementos distractores.

Todo ello contribuirá a que cada mañana te sientes en un espacio cómodo, en el que no te agobies y sea fácil trabajar. Y, oye, si al final te haces un instagramer famoso con tu #amazing y #cozy #workplace, pues bienvenido sea ; )

“No conozco otra forma de vida, pero esta me encanta por su flexibilidad, por lo que hago y porque, de vez en cuando, mola saltárselo todo”

Es verdad, no conozco otra forma de vida, pero esta me encanta por su flexibilidad, por lo que hago (escribir sobre tecnología es muy divertido) y porque, de vez en cuando, qué demonios, también mola saltárselo todo y trabajar en pijama.

Estos son los consejos de Drita para trabajar mejor desde casa siendo autónomo, ¿y tú? ¿tienes alguna norma más? En Muno estaremos encantados de escucharla.

Artículos relacionados